administrador

administrador

La única empresa que fábrica jeringas Argentina al borde del cierre y peligran 68 empleos

La decisión del Gobierno nacional de abrir las importaciones puso en jaque a muchas industrias y en particular a la última fábrica argentina de jeringas. La planta, que cuenta con 68 trabajadores, paralizó su actividad y hoy no puede hacer frente a los costos económicos de competir contra productos de China, que se exportan por debajo del precio de elaboración.

Productos Médicos Descartables, con 33 años de existencia en Argentina, es la única fábrica en el país que produce jeringas. Sin embargo, la planta, ubicada en el distrito bonaerense de Morón, está paralizada porque adeuda a proveedores, servicios, impuestos y cuatro meses de salarios.

“En la actualidad tenemos 68 trabajadores, pero llegamos a tener 115”, señaló Enrique Lisjak, dueño de la empresa a Radio del Plata y agregó que le deben “cuatro meses de salario”

“La fábrica la está devastando una competencia desleal”, señaló en referencia a la apertura de las importaciones impulsada por el Gobierno y agregó que la situación económica se agravó con los tarifazos.

Sobre la llegada de productos de origen externo, indicó: “La importación no es que me afecta solo a mí como fabricante, sino a todos” y detalló: “Una jeringa en el depósito del importador no llega a costar 70 centavos de peso, esa misma cuesta en la farmacia diez pesos. No hay un beneficio para el usuario”, en referencia a la competitividad con la que insiste el Gobierno de Mauricio Macri para argumentar la apertura de las importaciones.

Lisjak manifestó que la intención no es ser “monopólicos porque industrialmente no podemos abastecer todo el mercado”, sino que apuntó a la necesidad de “equiparar las condiciones”. “Si hace 15 años había tres importadores de China, tres del resto del mundo y tres fábricas argentinas funcionando; ¿por qué ahora hay quince importadoras de China, dos importadores del resto del mundo y una fábrica argentina semifuncionando? Acá hay una política de China de ganar mercados y Argentina se lo está permitiendo”, indicó.

En tanto, respecto a las medidas del Gobierno sostuvo: “Todos me reciben excelente, pero soluciones de fondo no hay porque apuntan a que las condiciones en que estamos, con las cuentas embargadas, con deuda de impuestos, etc., es imposible generar un crédito, es imposible hacer comprar directas. Todo es imposible”

En esa línea, señaló que hicieron una denuncia por dumping por parte de China, es decir que este país está exportando un producto a un precio inferior al que aplica en el mercado interno, pero “no sale porque me dicen que no nos podemos enojar con los chinos por un negocio de jeringas” y añadió a manera explicativa que “ese producto viene a 2.6 centavos de dólar, pero el precio de mercado en China es de 6.2”.

Y concluyó: “Los chinos venden debajo del costo para destruir la competencia” y agregó que el producto importado no cumple con las normas de calidad exigidas por la ANMAT.

Renzi y Gentiloni miden fuerzas en Italia antes de la reunión de su Partido Democrático

Un grupo de legisladores del oficialista Partido Democrático (PD) italiano cercanos al ex primer ministro Matteo Renzi pedirá a su sucesor Paolo Gentiloni que no aumente ni cree nuevos impuestos, apenas horas después de que 40 de los 169 senadores de la coalición de gobierno ratificara el apoyo al actual premier para continuar en su cargo hasta 2018, en la previa de la reunión de "dirección nacional" del próximo lunes.

El diputado del PD Edoardo Fanucci aseguró que la semana próxima presentará una carta con la firma de más de 35 diputados oficialistas, los más cercanos a Renzi, pidiendo a Gentiloni que no altere la política fiscal de su antecesor luego del reclamo de la Unión Europea (UE) para aumentar los ingresos en la ley de Presupuesto.

Luego de que el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, sugiriera la semana pasada una suba en las tasas para combustibles y tabaco, la carta podría ser el primer chispazo público entre el ex premier y su sucesor desde la renuncia de Renzi en diciembre pasado y la posterior asunción de Gentiloni, según publicó hoy el diario La Repubblica.

En esa línea, esta semana un grupo de 40 senadores de los 169 de la coalición de gobierno (sobre 315 totales de la Cámara) presentaron una declaración sosteniendo a Gentiloni hasta 2018 y rechazando la idea de Renzi de votar en septiembre de este año.

Renzi, que renunció como premier tras perder el referéndum constitucional del pasado 4 de diciembre, se mantiene de todas formas como secretario general del socialdemócrata PD y aspira a volver al cargo por el voto popular, teniendo en cuenta que había sido proclamado en febrero de 2014 por un acuerdo parlamentario.

De todas formas, antes de convocar a unas elecciones que por el momento no tienen fecha, Italia debe primero "armonizar" las dos leyes electorales existentes, una para Diputados y otra par Senadores, un debate que recién iniciará en el parlamento el 27 de febrero y que podría extenderse por meses.

En ese marco, el PD convocó a una reunión de "dirección nacional" para el próximo lunes, donde el partido, que continúa siendo la holgada primea minoría en ambas Cámaras, ajustará su estrategia electoral y la convocatoria a un congreso nacional.

Con sectores de la denominada "minoría" que presionan para un Congreso partidario que elija al candidato, la incógnita pasará por ver cómo armoniza el grupo renziano, todavía mayoritario, los reclamos de apertura interna.

Si bien algunas versiones en los medios plantearon la hipótesis de una posible renuncia de Renzi como secretario general para acelerar el proceso de convocatoria a nuevas elecciones internas, el ministro de Infraestructura Graziano Del Rio sentenció hoy que ese tema "no está en la orden del día" para la reunión.

Renzi y sus legisladores más cercanos ya expresaron su preferencia por votar antes de septiembre para que no se active el pago de una compensación por antigüedad a unos 300 legisladores.

Del otro lado, el ex presidente Giorgio Napolitano y otros referentes plantearon sus reparos en convocar a elecciones anticipadas por la cantidad de obligaciones internacionales que afrontará el país este año (G7, Consejo de Seguridad de Naciones Unidas) y se decantan por la posibilidad de que Gentiloni complete el mandato que tenía Renzi hasta 2018 y recién entonces convocar a nuevos comicios.

Las exportaciones chinas suben 15,9% en enero y las importaciones 25,2%


Las exportaciones de China contabilizadas en yuanes crecieron un 15,9% interanual en enero, mientras las importaciones subieron un 25,2 % en ese mismo periodo, según datos oficiales publicados hoy.

El volumen de comercio exterior ascendió a 2,18 billones de yuanes (unos 317.000 millones de dólares), en el mes de enero, una suba del 19,6% interanual, publicó hoy la Administración General de Aduanas del país asiático.

En diciembre se registró un aumento interanual de las exportaciones del 0,6% y un avance de las importaciones del 10,8%, todo ello contabilizado en yuanes, indica un cable de la agencia EFE.

El superávit comercial se situó en enero en 354.500 millones de yuanes (51.600 millones de dólares), por encima de los 275.400 millones de yuanes de diciembre (unos 40.000 millones de dólares).

El comercio exterior chino bajó en 2016 por segundo año consecutivo, con un recorte del 0,9% y una reducción del 9,1% en su superávit, y la debilidad y la posibilidad de una guerra comercial con EEUU arrojaron dudas entonces sobre su rumbo en 2017.

Firmas de análisis como Capital Economics advierten en un comunicado de que el impulso del comercio chino en enero puede deberse a factores estacionales, por la festividad del Año Nuevo lunar, cuando la actividad del país se paraliza total o parcialmente.
"Los valores de comercio chinos han estado repuntando en los últimos meses gracias a una recuperación global de la industria manufacturera, la fortaleza de la economía china y el repunte del precio de las materias primas", señala Julian Evans-Pritchard, de Capital Economics.

Subscribe to this RSS feed